Es la hora de la energía solar

Una instalación fotovoltaica se ha convertido en una inversión muy rentable: produce electricidad durante treinta años, cuando la inversión se recupera en un máximo de 9.

El pasado sábado 6 de abril se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el real decreto por el que se regulan las condiciones del autoconsumo eléctrico desde un punto de vista técnico, económico y administrativo.

La desaparición del llamado impuesto al sol, o peaje para las instalaciones de consumo supuso la desaparición de cualquier tipo de gravamen para el autoconsumo.

Se estableció así la simplificación administrativa para la puesta en marcha de este tipo de instalaciones, que en estos momentos apenas supera el millar, frente al millón con que cuentan países con menos sol, como es el caso de Alemania.

Con los cambios normativos, una instalación fotovoltaica se ha convertido en una inversión muy rentable: nos va a producir electricidad durante treinta años, cuando la inversión se recupera en un máximo de 9 debido al abaratamiento de los materiales y la posibilidad de compensar el excedente de energía.

Sin lugar a dudas, esta nueva legislación favorecerá que tanto comunidades de vecinos como polígonos industriales piensen en instalar instalaciones de autoconsumo eléctrico que les permitan generar su propia energía.

Además, se abre la compensación de excedentes, es decir, todas aquellas personas o entidades con una instalación de autoconsumo serán compensados por la comercializadora en su factura mensual por toda la energía excedente que inyecte en la red. Hasta ahora, si se quería obtener una compensación por esta energía sobrante, había que constituirse jurídicamente como productor de energía – con un gran engorro de trámites y declaraciones fiscales.

De acuerdo con el punto anterior, el usuario podrá recibir una compensación económica de hasta el 100 % de la energía consumida pero solo será válido para instalaciones que no superen los 100 kilovatios (kW) y que produzcan electricidad a partir de energía de origen renovable.

En general, este nuevo decreto es un gran paso en la transición energética. Desde un punto de vista social es de esperar que las renovables cada vez tengan un peso mayor en el mix energético, ampliado en un porcentaje nada desdeñable por estas instalaciones de autoconsumo, mientras que desde una perspectiva individual la lógica indica que la factura eléctrica de los hogares y negocios adscritos a un programa de autoconsumo bajará considerablemente.